7 señales de que le encantas y estas a punto de encontrar al amor de tu vida


En este punto ya has atravesado por varias relaciones que te han hecho madurar como persona. Has logrado entender que para encontrar al amor de tu vida primero necesitas amarte a ti misma y de esta forma enseñarle a todos cómo deben amarte si es que quieren ganar un lugar a tu lado. 

Lo sorprendente de esto es que las mejores cosas llegan cuando has dejado de buscarlas y te enfocas en prepararte para recibirlas cuando sea su momento. Y es por eso que el primer paso para encontrar a tu alma gemela no es precisamente coincidir con esa persona “perfecta”.

Además de comprender el gran valor que tienes y estar consciente de lo que mereces, estas 7 señales te harán saber que estás preparada para recibir el verdadero amor:

7. Buscar amor no es tu prioridad


Dejaste de buscar a tu alma gemela con insistencia pues te has dado cuenta de que el amor no es siempre como el que muestran en las películas románticas, que si bien existe, esta no es la única forma en que se presentará en tu vida, ya que también hay otras personas que te dan afecto y cariño como tus amigos, familia e incluso tu mascota.

6. Sabes quién eres y te aceptas


Esta es una clara señal de que tu corazón está listo para amar de la forma correcta y que no se entregará tan fácilmente porque ahora tienes la capacidad de disfrutar tu soltería, vivir el presente de una forma plena y de sentirte completamente orgullosa de quién eres; reconociendo virtudes y trabajando constantemente en mejorar tus debilidades.

5. Sabes lo que quieres


Después de tantos tropiezos amorosos habrás desarrollado una lista de lo que no quieres recibir ni repetir en el futuro, así que estarás completamente segura de lo que necesitas en tu vida. Al tener tus objetivos en mente no irás por el mundo sin tener un destino claro, lo que hará que encontrar a esa persona con quien compartir tu forma de ver las cosas sea mucho más sencillo puesto que deberá ser alguien que comparta los mismos valores e ideales que tú tienes.

4. Eres paciente


Confías en que todo llega justo en el instante preciso que debe llegar y que para cada cosa hay un lugar y tiempo exactos. Ya no intentas forzar las cosas, pues sabes bien que el amor es algo que se dará por sí mismo cuando sea su momento. Te muestras paciente en el tema del amor y disfrutas cada etapa de tu vida sin apresurar ninguna de ellas porque has encontrado el balance perfecto de tus emociones.

3. Sigues tu propio ritmo


Con esto me refiero a que te has convertido en tu propio motor de vida, que no compites con nadie más sino contigo misma por ser cada vez mejor y luchar por lo que mereces. Tienes metas y planes a largo plazo y te centras en cumplir cada uno de ellos sin esperar que otra persona sea quien dirija tu camino.

2. Te enfocas en tu felicidad


Ahora sabes que antes que nada necesitas encontrar tu propia felicidad, dado que estar en una relación implica compartir esa misma emoción con la otra persona. Has entendido que una pareja exitosa es aquella en la que ambos pueden abrirse completamente sin temor a salir heridos y sin importar lo que digan los demás. 

1. No te conformas con poco


No significa que te hayas subido a un pedestal y sientas que nadie es digno de recibir tus atenciones y cariño. Solamente has dejado claro que no te interesa estar junto a alguien que no es capaz de disponerse a dar lo mejor de sí mismo e intentar conquistar tu corazón cada día, que no te merece quien no tiene la intención de entregarse por completo a una relación contigo. 

Y tienes razón, el amor verdadero es aquel que está preparado para hacerse cargo de las responsabilidades y riesgos que una relación representa. No mereces mantenerte atada a alguien que no puede entregarse de la misma forma que tú sabes hacerlo.

Recuerda que lo mejor siempre llega a tu vida sin que lo esperes y es por eso que en lugar de atormentarte buscando el amor por todas partes, debes ser paciente y concentrarte en estar lista para recibirlo en el momento que este se presente.
Recomendados
Recomendados