6 fotos del interior del avión presidencial que NO conocías ¡Un fraude para los mexicanos!


Lo han llamado el avión de la discordia. Surcó los cielos de este planeta en los últimos años, y llegó a ser el más moderno de su clase en el mundo. Ni Obama llegó a tener uno así.

Hoy, el increíble y lujoso avión presidencial, desde donde muchas veces se tomaron las mejores o peores decisiones para el destino de todo un país, está a punto de ser vendido cumpliendo una aplaudida promesa de campaña electoral.

Con amplios salones de reuniones, televisores con pantallas planas, una enorme cama presidencial y mármol en los baños, queremos que conozcas los lujos más enfermos del avión presidencial… antes que lo vendan.

6.- Llega a cualquier destino sin escala


Según un informe de la BBC, tiene una vida útil de unos 25 años, por lo que, en el momento de su compra, se pensaba que estaría al servicio de la Presidencia hasta el año 2040. La aeronave es una verdadera joya de la aeronáutica moderna, marca Boeing 787, equipado con dos motores General Electric de última generación.

Está diseñado para volar ininterrumpidamente durante 20 mil horas o 16 años, antes de su primera revisión, y consume un 20 por ciento menos que otros aviones de su categoría.


Con estas características, el avión presidencial llega sin problemas a cualquier destino de este mundo, sin tener que hacer escalas, lo que significa que puede recorrer unos 14 mil 500 kilómetros sin la necesidad de aterrizar para recargar combustible. Esta nave podría entonces ir de América a Australia y regresar tranquilamente, sin afectar su sistema mecánico.

5.- Costo


Según el diario internacional El Nuevo Herald, el avión costó en total la asombrosa suma de 218,7 millones de dólares, equivalentes a 3 mil millones de pesos mexicanos, dinero suficiente para construir decenas de hospitales y escuelas, obras que sin duda le hacen mucha falta a nuestro país. 

Este monstruo de los aires es el más avanzado de su época, con la más novedosa tecnología de la aeronáutica civil del mundo. 


4.- Diseño 


Según una investigación publicada por la cadena de noticias CNN, el acomodo de los asientos, los recubrimientos, los lujos, el diseño de las habitaciones, el tamaño de las camas, los acabados, el tapiz de los muros, la sala de reuniones, entre otros detalles, fueron escogidos directamente por el ahora ex presidente Enrique Peña Nieto completamente a su gusto, y conociendo sus antecedentes, como la famosa Casa Blanca, pues resulta hasta normal el dinero que nos costó. 

De ahí que este palacio volador, tenga varios televisores de pantalla plana en casi todos los espacios, baños decorados con el mármol más fino del mercado, y una recámara Presidencial, solo comparada con la habitación de un Hotel de Lujo en Nueva York, Dubai o Hong Kong, con servicio personalizado, vista al exterior, minibar, baño privado con regadera de última generación, pequeño spa, y hasta una caminadora eléctrica.

3.- Cantidad de Pasajeros 


Por si fuera poco, el súper avión que montaba Peña Nieto, cuenta con capacidad para 80 personas, todas bien acomodadas en asientos de pieles finas, que cuentan con su propia computadora que permite observar sistemas de navegación, aproximación y aterrizaje, utilizando medios terrestres, y satélites, además de una programación televisiva interna con películas, series, programas de participación y hasta Netflix.


2.- Lugar de trabajo


Realizar reuniones de alto nivel, a miles de pies de altura, fue uno de los hábitos del polémico Peña Nieto durante su mandato. Desde que su gobierno adquirió uno de los aviones más caros y lujosos de su momento, insistió en que su gabinete lo acompañara la mayoría de las veces, para tomar, desde el aire, supuestamente las mejores’’ decisiones del destino de México. ¿A poco lo habrá logrado?


Para realizar tan noble’’ empeño, y con el dinero del pueblo mexicano, según un informe publicado por la agencia de noticia Reuters, el antiguo presidente gastó solo en adecuar su interior para sala de juntas, unos 35 millones de dólares, a los que se sumaron 10 millones en decoración y otros 25 millones en equipamiento técnico, para un total de 70 millones de dólares, sí, lo suficiente para comprar 10 Casas Blancas. 

1.- Más lujoso que el de Obama


En su momento, según una investigación publicada por el periódico El Universal, fue el avión más nuevo y moderno para un presidente en el mundo, superando incluso las increíbles condiciones del Air Force One que utilizó Obama durante sus dos periodos de mandato.


El avión José María Morelos y Pavón, de Enrique Peña Nieto, tuvo un costo de 218,7 millones de dólares que, según se informó en aquel entonces, el Gobierno pagaría en los próximos 15 años. El Morelos se convirtió en el avión presidencial más potente del mundo, por encima del Air Force One, la aeronave oficial del presidente de Estados Unidos, un Boeing 747 airliner que fue estrenado en 1987 por Ronald Reagan, y que podía recorrer hasta 13.000 kilómetros sin parar.



¿Crees que AMLO hace bien al querer venderlo? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados