12 verdades nunca contadas del Titanic ¡Nos vieron la cara a todos!


¡Iceberg… iceberg! Esta sería el perturbador comienzo del trágico final de la travesía marítima más esperada del siglo pasado. Con más preguntas que respuestas, el caso del hundimiento del indestructible Titanic, es el perfecto caso policíaco aún sin resolver.

¿Por qué? ¿Cómo pudo llegar a suceder? ¿Qué pasó para que, en menos de tres horas, se hundiera el trasatlántico más grande de su época, y se llevará consigo a 1500 personas?

Después de más de 100 años, cientos de investigaciones, y hasta una película multipremiada, el Titanic y el misterio de su tragedia sale a la superficie, y nuevos datos demuestran que hemos sido engañados todo este tiempo.

Descubre 12 ocultas verdades sobre el Titanic.

12.- No fue un iceberg el que hundió al Titanic


Si, tal como lo lees. Por años hemos visto películas y leído en libros donde nos cuentan que un iceberg fue el causante de que el Titanic se hundiera en 1912. Sin embargo, luego de años de investigación, el reconocido periodista Senan Molony, ha demostrado que fue otra la razón por la que el gigantesco barco naufragó.

Molony, después de haber analizado fotos inéditas del Titanic, olvidadas por más de un siglo, comprobó que el barco, definitivamente estaba destinado a hundirse, incluso, antes de iniciar su catastrófico viaje inaugural. Un incendio dentro de uno de los búnkeres de carbón, cuando el Titanic, aún estaba en tierra firme, fue subestimado por la tripulación, y fue lo que terminó por hundirlo aquella madrugada de 1912.


Según estas imágenes tomadas a principios de abril de 1912, poco antes de que zarpara en su viaje, una mancha en el estribor del barco se muestra cerca del lugar del incendio, y del punto de colisión. El fuego alcanzó temperaturas cercanas a los 1.000 grados centígrados, deformó el acero del casco, y lo dejó muy delicado.

Aunque el choque contra el iceberg hundió el buque, también existió un incendio en la sala de máquinas, que se produjo antes de que el navío zarpara del puerto’’, ha declarado en varias entrevistas Senan Molony.


El presidente de naviera propietaria del Titanic White Star Line, aunque conocía la situación, dio órdenes de mantener el secreto sobre este incendio para que no se creara el pánico entre los pasajeros, y evitar así retrasos en la fecha de salida. 

11.- El Titanic viajaba demasiado al norte


Esta afirmación, que se ha defendido durante años, es absolutamente falsa. Según un informe publicado por la BBC, había en aquel entonces, una ruta de invierno y otra de verano.

La última era más corta, pero más al norte, y por eso más cercana a los icebergs. Sin embargo, el Titanic viajaba en la ruta invernal sur, e incluso algo más al sur que de costumbre debido a una advertencia de enormes fragmentos de hielo que recibió el capitán días antes de zarpar.

10- El iceberg causó una rajadura enorme.


Así nos han hecho creer durante años la ciencia y la historia. Sin embargo, lo cierto es que el choque con el iceberg, no provocó el gran hueco que pensábamos.

Según Tolan, un importante investigador, "Si se pasa un carámbano, o sea un pedazo de hielo filoso por la superficie de un auto, este se ralla, pero no se agujerea. Es demasiado blando".

Por lo tanto, según este investigador, no hubo una gran grieta, sino muchas pequeñas, del tamaño de un metro cuadrado, no mucho más grandes que un periódico abierto, mismas que se repartieron a lo largo de 30 metros sobre las seis primeras secciones del barco.

9.- Se salvó sobre todo a los pasajeros de primera clase


Tanto en la película, como en los libros de historia, se repite que se le dio preferencia a los pasajeros de primera clase.

Sin embargo, lo cierto, según un informe publicado por The New York Times, fue que "...se salvaron sobre todo a mujeres y niños, más allá de su clase. En el caso de los hombres de clase alta, la tasa de supervivencia fue más alta que en el caso de los de tercera clase, porque estaban más arriba, tenían formación y hablaban inglés."

8.- El Titanic podría haber sido salvado


Esta no es para nada una teoría sin sentido. Según una investigación publicada por la CNN, en caso de que el primer oficial William Murdoch, hubiera dado la orden de golpear frontalmente el iceberg, se habrían inundado sólo de dos a tres secciones, y el Titanic, no se hubiera hundido. Claro, que esta extraña orden probablemente nunca hubiese sido dada.

Si el Titanic hubiese chocado de frente con el iceberg, toda el frente habría quedado destrozada pero el agua habría entrado en menos compartimentos y, al tardar más tiempo en hundirse, la ayuda habría llegado a tiempo.

7.- El Titanic fue bautizado


Contrario a lo que se puede pensar, la compañía naviera White Star Line, misma que tenía como tradición y obligación bautizar a todos los barcos durante la ceremonia de inauguración, no hizo lo mismo con el Titanic por lo apresurado del viaje.

Aunque pueda sonar ridículo, hoy algunos estudiosos atribuyen el hundimiento del Titanic, a la falta de una ceremonia de bautismo, hecho que nunca más se dejó de hacer.

6.- El accidente fue escrito 14 años antes


Increíblemente 14 años antes de la tragedia del Titanic, Morgan Robertson escribió una novela titulada Futility’’, en la que predecía el terrible accidente, razón por la que para muchos es considerado un verdadero profeta.

En su libro titulado “El Naufragio del Titán”, no sólo plasmaba la historia del barco más grande conocido hasta ese momento que chocaba contra un iceberg en medio del Atlántico, sino que también reveló varios detalles del triste suceso. El libro fue publicado en el año 1898, y después del suceso, fue desaparecido de las principales librerías, y censurado en varios países.

5.- Llevaba sangre de Dragón


Lo que muchos no saben, es que el Titanic llevaba en aquel primer viaje, un cargamento de 76 cajas, nada más y nada menos que de Sangre de Dragón.

En realidad, la Sangre de Dragón es un tipo de savia que se obtiene en una palmera de las Islas Canarias, y se usaba para darle color al barniz, que era utilizado para limpiar la madera que recubría el barco.

4.- El número 13 estaba prohibido


Como en tantos otros hoteles de lujo de la época, en el Titanic no había camarotes con el número 13, y esto sucedía por un tema de superstición. Evitar la mala suerte, era una obsesión para los habitantes de aquel momento.

Sin embargo, a pesar de esta medida, irónicamente, el Titanic no pudo tener peor suerte.

3.- Sala exclusiva solo para fumadores


Según la agencia de noticias AFP, en el Titanic había estancias reservadas para uso exclusivo de los varones: las salas de fumadores.

Su uso no mixto se debía principalmente a que en 1912 no estaba bien visto que las mujeres fumaran en público.

2.- El colmo de la flojera


Una curiosa historia publicada por la cadena de noticias Reuters, afirma que un pasajero canadiense llamado Hugo Ross, estaba durmiendo cuando chocaron y, cuando fueron a alertarle, dijo: Hará falta algo más que un iceberg para que me levante de la cama’’.

Volvió a dormirse y su muerte fue inevitable. 

1.- La pasajera más joven


Según un artículo publicado por The Daily Mail, la pasajera más joven a bordo del Titanic, y también la última sobreviviente, fue una bebé de solo 2 meses de nacida llamada Millvina Dean. Su padre murió en el desastre, sin embargo, la niña fue salvada por alguno de los sobrevivientes.

Cuenta el artículo que al final de su vida, la anciana tuvo muchas dificultades económicas, y Cameron, DiCaprio y Winslet, protagonistas de la película, le prestaron ayuda. Finalmente murió el 31 de mayo de 2009, a los 97 años.

Y a ti, ¿qué verdad te sorprendió más? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados