10 escalofriantes datos de la estatua de la libertad que muy pocos se atreven a contar


Es el símbolo de la libertad y la democracia del continente americano. Para muchos es la luz que los ilumina, para otros oculta un significado bien oscuro, un mensaje codificado destinado solo a una poderosa minoría elegida.


¿Qué nos quiere decir esta estatua que por años ha levantado una antorcha con una mano, y sostiene un libro con la otra?

Descubre los oscuros secretos de la estatua de la libertad

10.- Está dedicada a Lucifer


La estatua de la libertad en realidad es un homenaje dedicado al mismísimo Lucifer. Según la agencia de noticias AFP, esta, se hizo a imagen y semejanza de varias en el mundo, que fueron dedicadas precisamente al Diablo.

Uno de estos monumentos es la Diosa Libertas, una diosa romana que representa la libertad pagana, y a la que la masonería le rendía culto. Este monumento también tiene una corona muy parecida a la que tiene la Estatua de la Libertad, y así la quisieron inmortalizar los verdaderos dueños del mundo.

9.- Significados y medidas


Según la cadena de noticias AP, la estatua está llena de escalofriantes medidas, y significados que no dejan de asombrarnos. La corona, por ejemplo, tiene 7 rayos que representan a los 7 continentes en los que se dividía el mundo en ese tiempo. Sin embargo, muchos asocian este número siete con los pecados capitales y con un homenaje a la secta secreta de los Illuminati, cuyo número 7 simboliza la perfección absoluta y la conexión entre el hombre y la iluminación.

Demuestra la investigación de AP, que además bajo estas puntas hay unas 25 cavidades, que para los expertos significa igualmente un 7, ya que la suma de sus números es igual a este número. Pero no es todo, pues en su interior la sostienen unos 16 pilares, y el tamaño de la estatua es de 151 pies de altura, cifras que sumadas siguen dando como resultado 7.


Por otra parte, otro de los misterios es la antorcha, que ilumina al mundo, y que fue cubierta con finas láminas de oro de 24 quilates durante la restauración realizada en 1986. La tabla en su mano izquierda tiene escrito el 4 de julio de 1776, día de la declaración de la independencia estadounidense, mientras que las cadenas debajo de su pie izquierdo, simbolizan la liberación de la opresión.

8.- Su color original no era verde


La piel de la estatua es de cobre y mide menos de 3 milímetros de grosor. Un esqueleto interno de hierro diseñado por Gustave Eiffel, el ingeniero que levantó la famosa torre de París que lleva su nombre, sujeta las diferentes piezas del monumento, como un rompecabezas. 


En el momento de su inauguración la estatua era del color marrón oscuro, debido al cobre con el que estaba hecha. Los efectos de oxidación por el agua la dejaron verde en tan sólo dos décadas.

7.- El monumento está en Nueva York de casualidad


Según un reportaje de Russia Today, su creador, Frédéric Auguste Bartholdi, visualizó el concepto de la Estatua de la Libertad para el Canal de Suez. La idea original era construir una figura monumental tan imponente como el Coloso de Rodas en la entrada del canal.

El escultor diseñó una mujer vestida con una estola y una lámpara en la mano. El proyecto se rechazó, y Bartholdi lo llevó a varias ciudades de los Estados Unidos hasta despertar el interés de Nueva York.

6.- Casi llegó a ser un faro


Según la CNN, después de su inauguración en 1886, el presidente de Estados Unidos en aquel entonces Grover Cleveland, encargó el mantenimiento del monumento a la comisión de faros del país.

Su objetivo era conseguir que la luz de la antorcha guiará a los barcos que entraban al puerto. Después de décadas de pruebas, se descartó la idea al no lograr la suficiente potencia como para guiar a las embarcaciones a puerto seguro.

5.- La base del monumento es en realidad un fuerte de defensa


Hoy es un lugar turístico, pero lo que no sabes es que el pedestal de la estatua, obra de Richard Morris Hunt, se levanta sobre Fort Wood, una antigua fortificación en forma de estrella de 11 puntas que protegía Nueva York de un posible ataque.

El fuerte, según la agencia de noticias EFE, se construyó en 1811 en la isla Bedloe, que luego pasó a llamarse Liberty Island a propósito de la Estatua, y su función militar, fue un secreto guardado durante muchos años.

4.- Las puntas de la cabeza no son su corona


Según un estudio publicado en El Nuevo Herald, las puntas de la corona de la Estatua de la Libertad, no forman parte de ella, sino que representan los destellos de su luz.

Las puntas miden casi tres metros de largo y hay siete en total, uno por cada continente del mundo. Actualmente, en la visita al monumento, se puede subir a la corona, pero las entradas se venden aparte, y hay que reservarlas con al menos tres meses de antelación.

3.- La estatua está caminando


Según un estudio publicado por la cadena de noticias ANSA, al ver la Estatua de la Libertad desde cierta perspectiva, parece que está caminando. Este secreto, forma parte de la idea original de su creador, quien quiso darle un significado de andar y lucha continua.

Además, de manera simbólica, si nos fijamos en sus pies, podemos ver que el derecho está más adelantado que el otro, y está pisando unas cadenas que obviamente significan la esclavitud de los pueblos y de las ideas.

Este significado fue un secreto que quiso esconder Estados Unidos por años, ya que, en ese país, la esclavitud sólo fue abolida en 1863, mientras que la discriminación racial existió hasta 1965.

2.- En 2019 tendrá un nuevo museo


Hasta ahora, el único atractivo de visitar Liberty Island era ver la estatua, sin embargo, esto muy pronto cambiará. Según el diario The New York Times, Nueva York tendrá un nuevo museo justo detrás del monumento.


El nuevo lugar expondrá la antorcha original, sustituida por la actual en el año 1986, y realizará conferencias sobre el significado de la libertad que simboliza el monumento. Como valor agregado, los visitantes podrán visitar el tejado del museo, desde donde podrán disfrutar de unas de las mejores vistas de Manhattan.

1.- Estuvo inspirada en una inmigrante musulmana.


Estados Unidos y su gobierno, hoy rechazan a los inmigrantes que insisten en llegar a tierras de libertad. Sin embargo, uno de los mayores secretos que esconde esta nación, es que la Estatua de La Libertad, estuvo inspirada en una inmigrante musulmana.


Si, tal como lo leen, según un artículo publicado por la BBC, la estatua fue concebida originalmente por su escultor, el francés Frederic Auguste Bartholdi, como una mujer musulmana, más específicamente como una campesina egipcia. El escultor quiso hacer su propia versión de una Colosa’’ de Rodas, pero de la Era Industrial, y esto fue lo que salió.


Quizás por eso aún hoy, sea un poderoso símbolo para los inmigrantes, que frecuentemente la invocan como su guardián protector, como la especial razón de por qué, el país más poderoso del mundo, los debe recibir con los brazos abiertos.  De por qué el llamado sueño americano’’, tienen una musa inspiradora, que es también inmigrante.

Y a ti, ¿qué secreto te sorprendió más? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados