Visité la cueva del diablo. La entrada al infierno es real


El día que llegues a visitar la hermosa ciudad de Mazatlán, Sinaloa, y tengas ganas de conocer algo más que sus hermosas playas y calles; pregúntale a un mazatleco por algún lugar interesante para visitar, es 100 por ciento seguro que te dirá que vayas a conocer La Cueva del diablo.



Este enigmático lugar se ha convertido en una de las atracciones turísticas más concurridas Mazatlán, ya que su misticismo generado por todas las leyendas que rodean al lugar desde hace más de 200 años,  resulta irresistible para los visitantes.


Una de las tantas cosas que se dicen de este lugar, es que lo utilizaban piratas para guardar tesoros hace muchísimos años. 


Esta cueva solía tener una salida y atravesaba toda la ciudad. Este recorrido lo utilizaban los comerciantes para transportar camarones de un punto a otro de la ciudad de manera más rápida. Cuando la gente se comenzó a asustar fue cuando algunas personas entraban pero nunca salían por el otro extremo de la cueva.


En su interior se pueden encontrar restos quemados de fotos, cartas y distintas cosas, que personas a usado para hacer rituales, lo que es garantía de que dentro se han invocado espíritus en más de una ocasión.


Hace unos 10 años, pusieron una puerta metálica para evitar que la gente entre, ya que sucedía muy a menudo que los indigentes la utilizaban para resguardarse del frío, pero no lograban salir. 

Recomendados
Recomendados