¿Reclamarle a tu pareja sirve de algo? Mira por qué los hombres odian que les reclamen


Créeme, en cualquier relación existen problemas así que no debe preocuparte tanto si la tuya es o no perfecta. Todo problema puede ser superado siempre y cuando exista voluntad, paciencia y compromiso por parte de ambos.

Cuando amas a alguien, consigues desarrollar la capacidad de perdonar los errores de esa persona y no guardarle rencor alguno. Sé que suena complicado, pero estoy seguro que juntos pueden superar cualquier adversidad que se les presente en el camino.


Claro que tampoco se trata de dejar pasar todo lo malo que haga y para esto es necesario que establezcan reglas para mantener siempre una buena comunicación como pareja, con esto conseguirán resolver sus conflictos de forma asertiva y con inteligencia emocional.

Ten en cuenta que toda relación estable resuelve sus conflictos con paciencia y ayuda de estos cuatro pasos que resultan esenciales: hablar de lo que les molesta, fijar reglas de convivencia, no involucrar a otras personas (a menos que uno de los dos sea víctima de maltrato o quiera buscar ayuda profesional) y sobre todo respetarse ante cualquier situación.

Para resolver los problemas de pareja de mejor manera, debes tomar una actitud positiva en tu vida y desarrollar algunos valores fundamentales, pero antes que nada debes comprender el porqué tu pareja odia que le reclames, aquí te explicamos las razones principales:

5. Representa falta de tolerancia y respeto.


No puedes perder el control cuando los momentos complicados se presentan, recuerda que somos humanos y podemos equivocarnos. No es necesario reaccionar de mala manera, sobre todo cuando la tristeza, el enojo o la frustración se apodera de ti y nubla tu juicio.

Piensa que tal vez el enojo que sientes no es por la discusión que estás teniendo con tu pareja, sino por algo que te pasó en el trabajo, la escuela, algún desacuerdo con tus amistades o cualquier cosa que no tiene nada que ver con tu relación. Debes ser tolerante con tu pareja y evitar así descargar tus frustraciones con él o ella, aprende que al manejar tu coraje puedes evitar decir cosas que pueden resultar hirientes. El respeto es la clave para superar toda situación complicada. 

4. Los reclamos no resuelven conflictos.


Ponerse en el lugar del otro, de eso se trata. Los reclamos y acusaciones hirientes no son la respuesta para resolver los conflictos. Tienes que ver qué es lo que ha llevado a tu pareja a tener esa actitud tan poco común en ella. Quizá el coraje no te permite observar las cosas desde su perspectiva, pero es necesario que encuentres la calma y pienses en los motivos que pudieron ocasionar este malentendido.

Tampoco se trata de justificar una falta de respeto o restar importancia a lo ocurrido, sino de considerar los sentimientos de la otra persona. Hay muchos aspectos que debes tomar en cuenta antes de estallar y culpar al otro de lo malo que ocurre en la relación. Sin quejas, sin reclamos y con la mente abierta para entender los problemas del otro, cualquier situación puede resolverse.

3. Le haces sentir ignorado o ignorada.


Tu pareja nunca será una extensión de tu cuerpo y es por esto que no siempre actuará del modo en que a ti te gustaría que lo hiciera, pues tiene sus propios intereses y gustos. Entiende que nadie es dueño de nadie en una relación, ambos son personas con ideas e intereses diferentes.

Existen tres verdades fundamentales: tú verdad, la verdad de tu pareja y “la verdad”; lo que quiere decir que por cada malentendido habrá dos versiones de la misma historia. Deben ponerse de acuerdo para establecer la real, aunque te advierto, tendrán que ceder en algunos aspectos pues solo de esa manera llegarán a la solución. Recuerda que en una discusión, nadie tiene la verdad absoluta.

2. La mala actitud es un obstáculo para el amor.


Es importante analizar y entender los problemas del otro, pero una vez que lo has hecho te toca mirar hacia tu interior, reflexiona sobre tus propios errores al enfrentar un problema. Piensa ¿cuál es mi primera reacción? Si en lugar de pensar las cosas lo que haces inmediatamente es gritar, reclamar o culpar a tu pareja, es seguro que él o ella tomará una actitud defensiva y esto lo menos que hará, será calmar la situación.

Tranquilízate y piensa muy bien lo que dirás antes de contestar, pues así evitarás malentendidos, es importante moderar tu carácter y actuar con prudencia: decir las cosas precisas en el momento oportuno y sobre todo a la persona correcta.

1. Los reclamos dañan la relación.


Reclamar no te ayudará para nada, tan solo conseguirás dañar tu relación, crear más desacuerdos y puedes herir el autoestima de tu pareja. Lo mejor que puedes hacer en lugar de reclamar, es proponer una solución y no acusar. 

Es mejor pensar bien las cosas antes de decirlas, procura que las palabras que salgan de tu boca te lleven a resolver los problemas o a proponer algo positivo. No te enganches en una discusión para tener la razón, pues lo más importante es mejorar y solucionar los malentendidos, no sentirte superior al otro.

La idea de “la pareja perfecta” es muy romántica pero poco tiene que ver con la realidad. La verdad detrás de una relación exitosa , feliz y estable no es el evitar las peleas o ignorar los problemas, sino el hacerles frente de forma inteligente, estar consciente de las necesidades del otro, escuchar sin interrumpir, hablar sin atacar y proponer sin criticar.
Recomendados
Recomendados