“Prefiero morir a ser capturado” Revelan los 5 escondites que más usaba el “Chapo Guzmán”


Ni operativos de la Marina, ni el olfato de los perros, ni el lente de los drones. Nada pareciera ser efectivo cuando de buscar a un narcotraficante se trata. Los capos de la droga más buscados del mundo se esconden también en los rincones más insospechados del planeta.

Escapar es su prioridad, ser encontrados significa la extradición, la muerte… el olvido.

Descubre los 5 escondites que más usaba el Chapo. 

5.- El drenaje


Este criminal ha protagonizado los escapes más espectaculares, y según expertos, sus túneles, son verdaderas joyas de la ingeniería civil. Sin embargo, no eran estos los únicos lugares donde se escondía el Chapo Guzmán.


Según un reporte de Univisión, luego de escapar por primera vez, escondido en un carrito de lavandería del penal de Puente Grande, Jalisco, Joaquín 'El Chapo' Guzmán encontró otra forma de ocultarse y huir de las autoridades.


Esta vez, sus conocidos túneles lo llevaban directamente a los drenajes de la ciudad. Aunque en ese momento, no dio con el paradero del líder del cártel de Sinaloa, la Marina mexicana encontró en un operativo varios desagües interconectados con túneles y estos a su vez, llevaban a casas de seguridad en varios lugares de Sinaloa.


Como sacados de la escena de una película de acción, los drenajes del Chapo, fueron en la vida real su escondite, y también, su mejor salida de escape.

4.- La sierra


Muchos de los más temidos narcos mexicanos, definitivamente están hechos de tierra seca. Su piel fue curtida por el sol de la montaña, y su resistencia fue creada en lo más profundo de una cueva. Por eso, tomar a la sierra como escondite, no es una mala idea cuando eres uno de los delincuentes más buscados, y tienes a todo un país tras tu rastro.


Precisamente esta fue la opción que tomó Guzmán Loera durante varios años. Hasta la sierra michoacana, tuvieron que trasladarse elementos de la Marina mexicana, pues ahí se escondía este narco.


Según un reporte de la CNN, fue precisamente en la sierra del Triángulo Dorado, donde el Chapo pudo haber sido capturado en repetidas ocasiones. 

3.- Cuevas


El Chapo Guzmán, con su imperial cartel de Sinaloa, era el rey de la cocaína, de los túneles y los drenajes, pero también de las cuevas y la montaña. Según el Universal, en el tiempo que estuvo prófugo, este narcotraficante llegó al extremo de encerrarse durante varios días en oscuras cuevas.




Según diversos testimonios, el interior de las cuevas se conformaba de túneles oscuros por el que era necesario ir a gatas. 



2.- Túneles


Los túneles de Joaquín 'El Chapo' Guzmán y el Cártel de Sinaloa comenzaron en la frontera de México con Estados Unidos para pasar la droga a territorio norteamericano, sin embargo, terminaron siendo sus mejores escondites.


Tan solo cinco días antes de unas de sus capturas el 22 de febrero del 2014, Guzmán Loera huyó de un operativo en Culiacán, Sinaloa, a través de un túnel que conectaba el baño con el sistema de drenaje.


De acuerdo con la Secretaría de Marina Armada de México, el escape ocurrió el 17 de febrero de ese mismo año, en la colonia Guadalupe, un barrio de clase media ubicada a dos kilómetros del centro de Culiacán. En esa ocasión, el capo huyó hacia el río Humaya, luego de caminar más de tres kilómetros por los tubos que canalizan el agua de lluvia.


La casa estaba equipada con cámaras de videovigilancia y monitoreo en todos sus cuartos, puertas reforzadas con postes y trancas de acero, pero, sobre todo, con tinas de baño que, mediante un interruptor simulado, se levantaban de manera vertical para conectar el inmueble con pasadizos secretos y túneles, lo que facilitaba su fuga.


Tener una salida de escape a través de la bañera, y tener varios túneles interconectados por toda una ciudad, se volvió una obsesión para el Chapo, puesto que las autoridades encontraron ese mismo mecanismo en al menos 7 de las 19 casas y ranchos de seguridad propiedad del líder del Cártel de Sinaloa.


1.- Casas de seguridad


Al menos 7 casas de seguridad tenía el Chapo Guzmán en Culiacán, Sinaloa, para lograr escapar de la Marina. Todas tenían las mismas características.


Altas vallas de concreto y herrería, gruesas cortinas que cubrían las ventanas de cristales de un gran grosor, y a prueba de balas, circuito cerrado de videovigilancia en el exterior, televisión satelital Sky, y otros dispositivos de seguridad, eran solo algunas de las particularidades de estos escondites, diseñados especialmente para ocultar al jefe más poderoso de los narcos en México.


Sin embargo, el sello distintivo de cada una de estas casas de seguridad, y lo que realmente le daba unos 8 minutos de ventaja al Chapo para escapar de sus captores, eran las impenetrables puertas de acero, con gruesas trancas del mismo metal llenas de agua, lo que hacía prácticamente imposible derribarlas.


Estas casas, en las que habitó alguna vez el Chapo Guzmán, eran verdaderos escondites, que lo salvaron en más de una ocasión de la intensa persecución de la policía y elementos del ejército mexicano.

Y a ti, ¿cuál escondite te pareció más astuto? Compártenos tus comentarios.
Recomendados
Recomendados