Mendigar el amor de quien no te ama te está destruyendo. 5 pasos para dejar de hacerlo


Es doloroso lo sé, pero tienes que entender que no puedes correr detrás de alguien que aún sabiendo dónde te encuentras, no hace el mínimo esfuerzo por buscarte. No necesitas de una persona a la que constantemente tienes que perseguir y suplicar por un poco de su atención.


Mereces a alguien con la capacidad y deseo de permanecer a tu lado, que consiga aportar cosas buenas a tu vida. Llegó el momento de reaccionar y abrir los ojos, date cuenta que tú eres una persona valiosa.

Es indispensable que mires con atención hasta dónde piensas llegar con esto, y si quieres o sientes la necesidad de perseguir algo, que sean tus sueños y tus metas. No corras detrás de nadie, pues si esa persona tuviera algo más que ofrecerte, no haría falta que rogaras por ello.

Ni tú eres para tanto ni yo para tan poco.


No permitas que la indiferencia de los demás termine creando en ti la idea de que no vales la pena y que no podrás ser querida por alguien más, porque te aseguro que esa es una sensación completamente equivocada. Valórate y date cuenta de lo importante que eres y no es que se trate de hacer menos a las demás personas, pero sí necesitas entender que nadie puede estar por encima de ti.

Quédate con quien sabe lo que tiene cuando te tiene. Quédate con quien conozca lo peor de ti y, aún así, te ayude a ser mejor cada día. Quédate con quien te dé motivos para sonreír cada mañana cuando abres los ojos, sin miedos ni preocupaciones.

Aunque no parezca nada sencillo, en realidad te aseguro que siempre hay más de una persona que será capaz de brindarte luz en los momentos de mayor oscuridad, esa clase de persona que sabe valorar lo que tiene cuando lo tiene.

Si te necesitan detrás, no te necesitan.


Date cuenta de que si alguien solamente te ve como una opción, estás detrás de una persona que no siente ningún interés hacia ti. No es sano para ti estar dispuesto a darlo todo por esa persona que no voltea ni siquiera un momento para dedicarte una sonrisa, mirar el maravilloso ser que eres o tan solo brindarte una palabra que refleje la más mínima muestra de cariño.

Necesitas dejar ir a esa persona que tiene que seguir su camino y que no debe estar más contigo, así que no corras detrás de él, libérate y por un momento piensa si lo que haces vale la pena. Esa persona sabe que estás ahí, si realmente le importas tomará tu mano y te hará sentir con la seguridad de que podrán caminar juntos, sin que ninguno se quede atrás.

No te necesitan si no te quieren al lado complementando su vida y tu realmente tampoco lo necesitas, tan solo echas de menos algo que ya no es y no pudo ser. Cuando logres comprender esto, comiences a valorarte y no permitas que te hagan menos, habrás conseguido dar el primer gran paso para avanzar.

No busques, permite que te encuentren.


Piensa que cuando alguien realmente quiere encontrarte, es capaz de mover el cielo y la tierra por estar a tu lado y con ello conseguir hacerte sentir bien. Arrastrarte y suplicar cariño que al final no es sincero, jamás resultará saludable para ti. Puede que te brinde pequeñas muestras de cariño y que con eso sea suficiente para enternecer tu corazón pero necesitas poner todo en una balanza y así darte cuenta de que esa persona provoca un malestar mayor, que bienestar en tu vida.

Debes hacerte valer y tener muy claro lo que mereces. Tienes derecho a ser buscada y a que cuando seas tú quien busque, consigas encontrar siempre a alguien del otro lado. No te sometas al castigo de la indiferencia. Comienza a valorarte y a quererte bien.

El amor se debe demostrar y sentir, pero jamás se debe rogar por él. También es necesario que de ahora en adelante comprendas que tu cariño debe ser únicamente para aquellos que te quieren, te aceptan y logran comprenderte sin juzgarte.

Regala tu ausencia a quien no valore tu presencia.


Cuando la indiferencia comienza a tomar parte de tu relación, es necesario que aprendas a regalar tu ausencia, pues no se está valorando tu presencia. Sin embargo, debes tener muy presente que para ser valorado por los demás, es necesario que lo hagas tú primero. 

No olvides sonreírle al espejo, quiérete y valórate por lo que eres y no por lo que los demás quieren que seas. Ámate y date cuenta de que el hecho de que alguien no te brinde la atención y cuidados que necesitas, no quiere decir que debas resignarte.

Mantén a tu alrededor a aquellas personas que quieren que formes parte de su vida y ellas estar presentes en la tuya, porque las que no quieran o puedan hacerlo, seguramente solo conseguirán hacerte sufrir.

Mira dentro, tú sabes en dónde no quieres estar.


Hazlo y date cuenta que no quieres estar ahí, esperando un segundo más a que esa persona decida darse la vuelta y por fin te mire. Realmente tú no quieres estar ahí sabiendo que no te mira porque no quiere hacerlo. Mira dentro de ti y por favor reflexiona sobre ello.

Crecer es aprender a marcar la dirección que quieres que tome tu vida. Al final eres tú quien tiene la última palabra y decide qué hacer con lo que tiene, como repartir su cariño. Ten presente que quien más pierde, siempre es el que no sabe cómo recibir todo lo que puedes ofrecer. Comparte lo que tienes dentro con quien de verdad quiera que lo hagas, pues es la forma más justa de cariño que se conoce.

No es nada bueno dar todo sin recibir nada a cambio. No corras por alguien que ya sabe dónde estás y que te dejo porque así lo quiso. Necesitas darte cuenta de que al quedarte cerca de alguien que no está dispuesto a recibirte en su vida, podrías estar desperdiciando lo más valioso que tienes: tu amor y tu tiempo.
Recomendados
Recomendados