Los secretos más enfermos del Servicio Secreto de EE.UU finalmente revelados


Lo han intentado casi todo. Llegó a este mundo con un solo propósito, y está dispuesto a cumplirlo por encima de todo. Drogas, virus, células cancerígenas, plutonio, gas sarín, ninguna sustancia le es ajena. Ningún experimento debe fracasar. Atentar o asesinar a presidentes, incluso convertirlos en espías, son solo algunos ejemplos de hasta dónde son capaces de llegar sus miembros.

Si hablamos de extremos, odio, obsesión de poder, y desprecio del ser humano por sus semejantes, todo nos conduce a un solo lugar, a un solo responsable… a un solo nombre: la CIA.

Estos son 8 secretos que la CIA no quiere que sepas... El número 5 es aterrador.

8.- Espía a todo el mundo


De todos sus secretos este es uno de los más conocidos. La CIA nos vigila a su antojo, así que ya no hay casi nada que podamos hacer sin que lo sepan. Computadoras, tablets o teléfonos inteligentes, son penetrados una y otra vez sin darnos cuenta.

De acuerdo a investigaciones realizadas por cadenas de televisión como CNN y RT, donde quiera que exista un dispositivo móvil, estamos siendo filmados o escuchados. No importa si nuestro Televisor está apagado, desconectado de la corriente, e incluso guardado en una caja. La CIA, a través de su poderosa tecnología, con programas operativos como "Prism" y "Tempora", se infiltran a través de los servidores centrales de empresas líderes de internet, como Yahoo, Google o Facebook, pero también de Samsung, Apple, y otras.


En cualquier lugar del mundo, la CIA activará nuestro equipo y todo lo que hagamos será registrado, lo mismo en nuestra casa, que, en nuestro auto, que un jet privado. Ellos lo sabrán todo.

7.- Asesina a Presidentes emprendedores


Hoy en Panamá tienen pocas dudas de quién estuvo detrás del accidente que acabó con la vida de su presidente Omar Torrijos el 31 de julio de 1981. Según una profunda investigación de la cadena de noticias Telesur, tras conseguir la devolución del Canal de Panamá por parte de Estados Unidos, y comenzar a establecer una política de alianzas internacionales sin tener en cuenta los intereses norteamericanos, este presidente fue cavando su propia tumba.

De repente su avión se estrelló. Investigaciones posteriores defendieron la tesis de que el accidente había sido un asesinato de la CIA, porque las conversaciones que había tenido Torrijos con empresarios japoneses para construir un canal a nivel por Panamá, perjudicaban los intereses estadounidenses.

Luego, misteriosamente, las investigaciones sobre el posible sabotaje del avión desaparecieron durante la invasión de Panamá por EEUU en 1989. En una jugada maestra, la CIA, supo mover muy bien sus fichas, y no solo quitó de su camino a un presidente emprendedor, sino que desapareció las pruebas de lo que había hecho. 

6.- Probaba bacterias y drogas en sus propios habitantes.


¿Qué más podemos esperar de una institución que fue capaz de enfermar a sus propios habitantes? La respuesta es nada. En su obsesión por crear nuevas bacterias y comprobar su efecto, en 1955 la CIA, según documentos desclasificados y publicados recientemente por el diario El Nuevo Herald, regó en la bahía de Tampa, Estados Unidos, la bacteria de la tos ferina, causando la muerte de al menos 12 personas.

Al comprobar el efecto de esta bacteria creada en sus laboratorios, decidieron ir incluso más lejos. En ese mismo año la Agencia Central de Inteligencia reclutó a varias prostitutas de San Francisco, abrió dos burdeles, e hizo que los clientes consumieran drogas. Los encuentros fueron grabados a través de un cristal oscuro que pusieron en la habitación, con el objetivo de analizar sus reacciones.

5.- Quiso controlar la mente humana.


Según la agencia de noticias BBC, la CIA ofreció una cantidad extraordinaria al doctor Donald Ewen Cameron para que encabezara el proyecto "CIA MKULTRA", un ambicioso proyecto que quería controlar la mente.

Esto es lo que hicieron: por medio de experimentos no seguros, reclutaron forzadamente a algunos ciudadanos estadounidenses en el Instituto Memorial Allen en Montreal, sin embargo, pronto los dejaron libres y experimentaron con canadienses.

La mayoría sufría depresión, bipolaridad o trastornos de ansiedad, además de internar pacientes en coma. Entre 1957 y 1964, Cameron sometió a sus ‘’pacientes’’ a terapia electroconvulsiva, la cual era ilegal. Los que estaban inconscientes, escuchaban ruidos repetitivos una y otra vez, y cuentan que al despertar habían olvidado hacer cosas tan básicas como hablar. Como si no fuera suficiente, después de dejarlos mudos, lo regresaban otra vez al estado de coma, para seguir experimentando.

4.- La mentira detrás de la muerte de Adolf Hitler


Según el diario Huffington Post, en los documentos desclasificados se reveló que, en 1955, el agente de la CIA en Caracas, David Brixnor, reportó a Washington que el Führer no había muerto, y se encontraba viviendo en Colombia.

“Adolf Hitler está todavía vivo”. Ese fue el mensaje enviado a Washington el 3 de octubre de 1955 por el agente. En su documento, Brixnor señala que un agente estadounidense recibió información sobre la presunta presencia de Hitler en Colombia. Allí, según esa fuente, habría cambiado su nombre a Adolf Schrittel. El agente que recibió la información fue identificado con un nombre clave: “Cimelody-3”. Este aseguró que Phillip Citroen, un ex soldado de la SS nazi, fue quien le reveló el paradero de Hitler.

3.- Le puso precio a la cabeza de Fidel Castro


Aunque ya es información desclasificada, llegó a ser uno de los secretos mejores guardados de la CIA.  Según la cadena de noticias Cubadebate, durante años, el gobierno de Cuba denunció supuestos planes de la CIA para asesinar a su gran líder Fidel Castro.

En estos documentos que ya salieron a la luz, se revelan varias reuniones, donde se le pone precio a la cabeza del líder cubano y algunos de sus principales jefes de su Revolución como su hermano Raúl Castro, y el guerrillero Ernesto “Ché” Guevara.


Según estos documentos, el gobierno norteamericano, a través de la CIA pagarían aproximadamente 1,3 millones de dólares, por la muerte de Fidel, y otros 256 mil dólares actuales por Raúl y Guevara, respectivamente.


Lo rumores apuntan a que fueron más de 600 complots homicidas dirigidos por la CIA en contra del líder cubano, incluso Robert Kennedy, se hizo cargo de una de las misiones, la cual falló.


Entre los intentos de asesinato, destacan tabacos explosivos, veneno en la comida, un traje de baño letal y hasta una intoxicación de LSD. Afortunadamente, la CIA no logró su objetivo, y Fidel Castro murió tranquilamente a los 90 años de edad, con la satisfacción de haber sobrevivido a 12 Presidentes norteamericanos, y más de 600 atentados.

2.- Convertía a Presidentes en verdaderos espías.


Según una investigación publicada por el diario El Universal de México, por lo menos tres ex-presidentes de México trabajaron dentro de una red de espionaje instalada por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense. Los documentos demuestran que fueron reclutados como informantes del gobierno de Estados Unidos, según se revela en cables secretos posteriores al asesinato de Kennedy.

Según el periodista Raymundo Riva Palacio, la divulgación de documentos clasificados que lo comprueban, posiblemente cambiarían la historia de México, al conocerse de manera oficial que el presidente Adolfo López Mateos, era empleado de un alto mando de la CIA en México.


Winston Scott, quien lo reclutó como miembro de la agencia, hizo lo mismo con los presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría. De haberse sabido esta información a tiempo, el gobierno mexicano no sólo se podría haber desplomado, sino que López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría podrían haber sido destituidos por el único delito por el cual se le puede juzgar a un presidente: traición a la patria, señaló el periodista Raymundo Riva Palacio.


De este modo, los ex-presidentes Adolfo López Mateos (LITENSOR), Gustavo Díaz Ordaz (LITEMPO-2) y Luis Echeverría (LITEMPO-8) contaban con nombres clave a través de los cuales eran identificados por la CIA como parte de una red de espionaje establecida por Estados Unidos en la Ciudad de México.

1.- John Lennon, el hombre más vigilado.


Muchos defienden que uno de los secretos mejor guardados de la CIA, es su relación con el asesinato del cantante y activista John Lennon, en la puerta de su casa, en el edificio Dakota de Nueva York.

Según un artículo publicado por The New York Times, las sospechas de la muerte de Lennon, siempre señalaron a los agentes, que le habían tenido en su objetivo desde mediados de los años 60 del siglo pasado, cuando se llegó a decir que los Beatles eran más populares que el propio Jesucristo. El espionaje sobre el cantante inglés por parte del FBI y la CIA fue tan intenso, que el propio Lennon declaró en varias entrevistas que nunca antes había visto aparecer a tantos técnicos por su casa a arreglarle el teléfono.


Su vida estuvo invadida por agentes de la CIA que por la popularidad e influencia de este músico a nivel mundial, resultaba un enemigo supuestamente peligroso, por sus ideas.


A Lennon lo escuchaban todo el tiempo, le denegaban su permiso de residencia, y en los medios de comunicación publicaban campañas contra él, acusándolo de ser un personaje tóxico para los Estados Unidos.


En una época en la que la CIA a través de su programa MK Ultra, llegaba a controlar la mente humana, y convertir a personas normales en asesinos sin voluntad propia, el asesinato del autor de Imagine, levantó sospechas entre los especialistas en conspiraciones.


Mark David Chapman, lo asesinó el 8 de diciembre de 1980, y años después describió aquel momento:

“Pasó a mi lado y escuché en mi cabeza: ‘Hazlo, hazlo, hazlo’. Debí de hacerlo, pero no recuerdo siquiera haber apuntado, o como quieran llamarlo. Simplemente apreté el gatillo cinco veces”.

Y a ti, ¿qué secreto te pareció más enfermo? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados