Los 13 Objetos Perdidos Más Buscados Del Mundo. Podrían destruir el planeta si se encuentran




Recuerdan épocas de esplendor, felicidad y desgracia. Al hombre solo lo ha identificado una cosa a lo largo de su historia. No importa el año, la civilización, o la región del mundo donde se encuentra. La avaricia de los seres humanos por el poder y la riqueza, los llevaron a invadir pueblos y a construir verdaderos imperios llenos de lujos y fortuna. Muchos se hicieron enterrar con parte de sus más preciados tesoros. Otros decidieron ocultarlos, y hasta hoy son un misterio.

Millones y millones de dólares en lingotes de oro, piedras preciosas, y objetos únicos, están en algún lugar de este planeta, solo esperando a ser encontrados. ¿Te animas a buscarlos?

Descubre los 13 objetos perdidos más buscados del mundo

13.- Arca de la Alianza


Este sagrado cofre encerraba las 10 tablas de la Ley de Dios. Se dice que el Arca que podía acabar con ejércitos enteros, derribar murallas y que era capaz de abrir las aguas de los ríos para que pasara el pueblo de Israel, se encuentra oculta en Jerusalén o custodiada en secreto en una iglesia de Etiopía, pero lo cierto es que hasta la fecha, ni la ciencia ni la iglesia han podido dar con su paradero.


Según el libro más leído del mundo, la Biblia, uno de los tesoros más míticos del Antiguo Testamento y que fue construido siguiendo las precisas instrucciones de Dios a los pies del monte Sinaí, ha durado decenas de siglos y ha encendido la imaginación de teólogos, aventureros y arqueólogos.


La propia Biblia, en Éxodo 25, 10: 22, la describe con mucho detalle: era una especie de cofre de madera de acacia, revestida por dentro y por fuera con oro puro, que medía 2,5 codos de longitud y 1,5 de ancho y alto…’’


Tenía fama de ser un arma capaz de proteger al pueblo elegido, siendo brazo ejecutor de los castigos de Dios. Los significados del Arca, así, iban más allá de lo simbólico: tener el Arca era tener a Dios. El Arca de la Alianza tenía poderes increíbles. Por solo mencionar un ejemplo, cuando el pueblo de Israel llegó a la Tierra Prometida, y los judíos se encontraron con el río Jordán, cuentan que el Arca de la Alianza detuvo las aguas del torrente para que los hebreos pudieran cruzarlo.


Con el paso del tiempo, muchos aseguran que el Arca era un condensador, un arma nuclear o una caja fuerte electrificada. En 1948 el reconocido físico Maurice Denis-Papin dijo que el Arca era un condensador eléctrico “capaz de producir poderosas descargas de hasta 700 voltios”.


La búsqueda de una arma tan poderosa, le ha quitado el sueño a no pocos gobiernos en el mundo. Aunque existen varias teorías sobre su actual paradero, lo cierto es que hasta hoy es un secreto muy bien guardado. 


La más seguida es la que afirma que el Arca no se encontraba perdida, sino que a salvo en una iglesia de Etiopía, adonde había sido trasladada secretamente hace más de mil años. De hecho en este país, el arca es el símbolo central del culto y la adoración cristiana en Etiopía, donde hay una una réplica del Arca de la Alianza en cada uno de los 20.000 templos de este país.

12.- Ciudad perdida de Paititi


Aunque no deja de ser solo eso, una leyenda, en la selva tropical que se encuentra en el sureste de Perú, el norte de Bolivia y el suroeste de Brasil se esconde la mítica Paititi, la ciudad perdida de los incas, construida totalmente en oro.


Hasta el momento, ninguna de las ruinas de las antiguas ciudades de Sudamérica corresponde a ese lugar, que tendría viviendas y caminos fabricados con ese metal precioso.


Según la BBC, algunos investigadores estiman que, después de la conquista española, parte de los incas emigraron de Perú a Paititi, donde sus hijos habrían vivido cómodamente durante el siglo XVI. No obstante, y a la vista de todos estos imperios supuestamente desapareció, y desde el siglo XIX no existen ni la más mínima pista sobre ese lugar.

11.- Millones perdidos de Kruger


Hasta ahora algunas personas creen que los bóeres, colonos de origen neerlandés, escondieron un gran tesoro en algún lugar de Sudáfrica antes de la llegada del Ejército británico. El tesoro tendría lingotes y monedas de oro que nunca entraron en circulación.


Toda esta riqueza, señala ABC,  habría acompañado al entonces presidente del país, Paul Kruger, cuando huyó del Ejército británico en dirección al actual Mozambique, aunque según los historiadores, este mandatario embarcó rumbo a Francia sin la preciosa carga, de manera que el tesoro y su destino final, aún es un misterio para todos.

10.- Rollo de cobre de los Manuscritos del Mar Muerto


Este rollo de cobre es uno de los 981 textos hallados en Qumrán, a orillas del mar Muerto, entre 1946 y 1956. Según un informe de algunos historiadores, publicado por la CNN, puede ser un mapa de algún importante tesoro.

Es el único documento escrito en hojas de cobre muy finas, mientras que el resto de los manuscritos del Mar Muerto, son de pergamino o papiro. Además, el hebreo en el que está escrito el rollo, es diferente de la lengua de los otros documentos.

Algunos especialistas indican que el rollo menciona al menos 60 lugares diferentes donde se escondieron depósitos de oro y plata. Este documento, considerado una pista histórica, ha motivado a numerosos aventureros a realizar expediciones para dar con la millonaria fortuna.

9.- Barco del tesoro Flor de la Mar


En 1512, el barco portugués Flor de la Mar iba cargado con trofeos de valor incalculable, fruto de la conquista y tesoros del sultanato de Malaca, pero chocó contra un arrecife y se hundió frente a las costas de Indonesia. Se trata de uno de los mayores tesoros perdidos de la modernidad, ya que podría valer miles de millones de dólares.


El cargamento de esa nave, según Reuters, incluía adornos de diamantes, esmeraldas, zafiros y rubíes, perlas raras, figuritas de animales de oro y otros objetos. Desde su desaparición, numerosas especulaciones y teorías indican que el barco naufragado fue localizado, pero ninguna ha recibido una confirmación oficial.

8.- Los huevos Fabergé


Los huevos Fabergé son una serie de joyas elaboradas entre 1885 y 1917 por Carl Fabergé, un orfebre ruso de origen francoalemán, para la familia imperial de Rusia y otros compradores privados. Cada obra posee forma de huevo, está fabricada con metales y piedras preciosas y esconde un complicado objeto. Casi siempre se activan con un mecanismo que las pone en movimiento y permite conocer su contenido.


El primer huevo, según la cadena de noticias EFE, fue una petición del emperador ruso Alejandro III, que deseaba un regalo de Pascua para su esposa, María Fiódorovna. Desde entonces, Fabergé se convirtió en el orfebre de la corte y creó un huevo para cada Pascua. La elaboración de una joya de este tipo se demoraba un año.


Los huevos de Fabergé son únicos: su precio se incrementa cada año y multiplican su valor real, incluso a pesar de que están hechas de piedras y metales preciosos. Hoy en día, sabemos que el maestro creó 71 huevos, 54 de ellos para los Románov, y solo conocemos el paradero de 62, de los cuales 46 son joyas imperiales. ¿Dónde estarán los demás?

7.- Tesoros del rey Juan sin Tierra


El rey Juan I de Inglaterra, más conocido como Juan sin Tierra, adoraba el lujo y dedicó casi toda su vida a saquear abadías. Incluso después de perder su reino, recorrió el actual Reino Unido con carruajes cargados de oro, piedras preciosas, monedas y otros objetos de valor.


En 1216, según una investigación publicada por el Nuevo Herald, una de sus caravanas con un séquito de soldados y cargada de joyas se hundió en unos pantanos cuando viajaba de Lincolnshire a Norfolk, mientras que el antiguo regente escogió otra ruta menos peligrosa. A pesar de que la zona ya está seca y se conoce el lugar donde podrían encontrarse esos restos, nadie ha encontrado aún ni una sola moneda.

6.- La Sala de Ámbar


La Sala de Ámbar es una famosa obra maestra del siglo XVIII que desapareció durante la Segunda Guerra Mundial. Según estudios publicados por la cadena de noticias ANSA, estaba predominantemente compuesta por adornos y paneles de ámbar creados por artesanos alemanes para el rey de Prusia, Federico I, y luego fue regalada al emperador ruso Pedro I el Grande en 1716.


Durante la Segunda Guerra Mundial, el palacio donde se encontraba la sala, Tsárskoe Seló, se encontraba en el territorio ocupado por los nazis. Las tropas germanas se llevaron toda la decoración valiosa y solo en abril de 2000 el Ministro de Cultura de Alemania, Michael Naumann, entregó algunos fragmentos al presidente de Rusia, Vladímir Putin, pero el resto de la Sala de Ámbar no se sabe dónde está.

5.- Tesoro de los templarios


El 22 de septiembre de 1307, el Consejo Real de Francia decidió arrestar a todos los caballeros templarios, que fueron ejecutados poco más tarde. Sin embargo, la gran riqueza de los miembros de esa orden aún inquieta a muchos cazadores de tesoros.


Entre las numerosas versiones de la suerte de esa fortuna, una sugiere que puede encontrarse en Rusia, tal como indica la cadena de noticias Rusia Today. Esta teoría difiere radicalmente de las demás, pero existen algunas evidencias de que podría ser real.

4.- La piedra angular de la Casa Blanca


El 3 de octubre de 1792 se inicia la construcción de la mítica sede oficial de los presidentes de Estados Unidos con la colocación de la primera piedra de un edificio ideado originalmente por George Washington en 1791 y construido por el arquitecto irlandés James Hoban en 1970.


Escenario de trabajo del máximo mandatario del país y museo de referencia sobre la historia americana, la Casa Presidencial ha sufrido modificaciones y ampliaciones conforme el paso del tiempo y los cambios de inquilino.


Sin embargo, aquella piedra que significaba el inicio de la construcción de uno de los edificios más importantes del planeta, según el diario Washington Post, desapareció justo el mismo día de su colocación, y desde entonces nadie volvió a verla.


Cada administración que ha pasado por la Casa Blanca ha destinado un presupuesto para contribuir con su búsqueda, pero nunca ha sido encontrada.  Expertos valoran la importante piedra en unos 100 millones de dólares, ya que el símbolo de la piedra es que el gobierno estadounidense durará para siempre.

3.- La Piedra filosofal


Es una sustancia alquímica legendaria. Según se pensaba, ésta era capaz de convertir metales como el plomo en oro, pero por lo que es aún más conocida, es porque se cree que podría otorgarle inmortalidad a su portador.


Por siglos, según la CNN, cientos de personas la han buscado. El cine y la literatura, se han inspirado en ella, y han surgido las obras más populares.


Películas como Harry Potter o animes como Full Metal Alchemist, han centrado sus tramas precisamente en la búsqueda de la piedra filosofal, tesoro que es el único que no tiene un valor estimado en esta lista, ya que, de existir, su poder sería infinito, y a la vez invaluable.

2.- El tesoro de Jesse James


Al aventurero Jesse James  que hoy todos conocemos, se le estima una enorme fortuna, lograda a través de los asaltos que realizó durante un buen tiempo.

Según sus biógrafos, el total del millonario botín, fue escondido por este personaje mucho antes de ser asesinado. Según la BBC, el minero Ben Morton dedicó muchos años a buscarlas en las montañas de Missouri.


Cuando murió, entre sus pertenencias se encontró un extraño documento bautizado como “Mapa de Wolf”, que se cree sea la dirección correcta donde encontrar el tesoro.


Al parecer, el mapa, lo obtuvo del sacerdote que realizó la misa al hermano de Jesse, Frank James, pero desde entonces no se ha sabido más nada de él.

1.- El Santo Grial


Fue la copa que usó Jesucristo durante la última cena con sus discípulos. Ha sido históricamente uno de los grandes tesoros perdidos, que creyentes y no creyentes insisten en encontrar sin tener ningún resultado.


Según la agencia de noticias AFP, a pesar de los miles de investigaciones que se han hecho en todos estos años, ni los más sofisticados GPS, han podido dar con su ubicación. Varias son las teorías sobre su paradero.


Para unos, se encuentran bajo la custodia de los Caballeros Templarios, mientras que otros lo vinculan con José de Arimatea, quien recibió la copa de manos de Jesús al resucitar para que recogiera su sangre y la resguardara en la Isla de Britania.

Para otros, en cambio, el verdadero Santo Grial es el extraordinario cáliz que se venera en la Catedral de Valencia, España.

Entre misterio y pasión, fe o ateísmo, lo cierto es que el Santo Grial, invaluable por su poder y lo que representa para la iglesia católica, es uno de esos tesoros más buscados, que aún no acaba de aparecer.

Y a ti, ¿qué tesoro te gustaría que encontraran? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados