La reflexión que ayudará a que tu relación dure para siempre. NO tiene que terminar


Créeme, en toda relación puede llegar un momento en que la monotonía se apodera de ella y te hace preguntarte ¿realmente vale la pena continuar? Quizá los desacuerdos superan la cantidad de risas que tienen ahora pero eso no significa que todo esté terminado.


Es probable que en este punto hayas dado por entendido que tu pareja siempre va a estar ahí y no es necesario que hagas nada más para que así sea. Lo siento, pero estás cometiendo un grave error. El amor es ese sentimiento que necesita del cuidado de ambos cada día.

Me gustaría que tomaras un momento para reflexionar acerca los siguientes aspectos que tienen la capacidad de salvar tu relación, que por descuidarla se encuentra en riesgo:

5. La comunicación es pieza clave.


¿Cuándo fue la última vez que realmente hablaste con tu pareja? Me refiero a darse un tiempo para platicar acerca de lo que sucede en sus vidas, los cambios que han habido y de cómo se sienten con respecto a su relación. No solo tocar el tema de los problemas que tienen en el trabajo o escuela y lo agotados que se encuentran de todo ello.

Pueden hablar sobre lo que les gustaría hacer juntos ya sea planear algún viaje, quedar para cenar o simplemente salir a dar un paseo por la ciudad como lo hacían antes. Descubre que cada uno tiene nuevas cosas que contar, háblale de la canción que tanto escuchas en el día pues te recuerda lo maravillosa que es la vida, de esa nueva serie que estás viendo y te tiene atrapada. Cualquier pretexto para amarse y hablar de ello es bueno. 

4. Cómo enfrentar los conflictos.


Los conflictos se deben resolver, no puedes fingir que no pasa nada porque así solo se acumulan y van creciendo. Los desacuerdos siempre existirán, lo importante es saber cómo enfrentar cada uno de ellos. Te aseguro que los gritos y discusiones sin sentido nunca serán de ayuda.

Expresa tus sentimientos, dile qué es lo que te molesta, quizá alguna actitud o la falta de atención. Habla siempre con la verdad pero ten presente la forma en que lo haces, trata de no ser grosero, jamás juzgues o hagas comentarios que puedan resultar hirientes. Permite que él o ella también exprese todo lo que siente y piensa.

3. Perdonar de corazón.


A veces algunas acciones no quedan superadas y a la menor provocación, ya sea por coraje o tristeza pueden salir a flote. Lo único que ocasiona esto, es que el problema que ya existía se haga mucho más grande.

No es suficiente decir “te perdono”, es necesario sentir que es verdad, que lo has hecho de corazón y sin guardar resentimientos. Esto no implica que seas una persona débil o que no te importe lo que ha sucedido, se trata más un acto de sanación que consigue reflejar tu madurez emocional. 

La confianza resulta indispensable para conseguir salir adelante. Si ambos realizan el compromiso real y de corazón, ninguna discusión, problema o desacuerdo será lo suficientemente grande como para impedir que su amor sane y continúe creciendo en mayor medida.

2. Recuerda lo que los unió en un principio.


Cuando sientas que no existe otra salida diferente y que llegó el momento de ponerle fin a la relación, recuerda una vez más aquello que los unió en primer lugar, todas aquellas cualidades que viste en él o ella y que consiguieron enamorarte perdidamente. Esto sin duda podrá ayudarte a realizar una mejor evaluación acerca de la situación que viven actualmente.

¿Qué es lo que han dejado de hacer desde entonces? Si miras al pasado y aún te emocionas al recordar lo que sentías al ver a tu pareja, tienes la oportunidad de conseguir que todo vuelva a ser como antes e incluso mucho mejor. Aún les quedan muchos momentos lindos por compartir.

Demuéstrale a tu pareja que el amor que sientes es más fuerte que la rutina, motívalo a retomar aquello que dejó de hacer con el tiempo. Siente la libertad de hablar sobre cualquier tema y sorpréndelo con un beso espontáneo, hazle entender que no es una mala idea intentar encender nuevamente ese fuego que vive dentro de sus corazones.

1. Construir de nuevo juntos.


Una relación se construye con la fuerza y voluntad de dos personas, para conseguir que esta sea exitosa es completamente necesario dejar el pasado atrás y comenzar a sentar las bases que la mantendrán en pie. A partir de este punto ambos deben estar dispuestos a aportar todo sin guardarse nada.

Vuelvan a sonreír como antes, intenten vivir experiencias que se conviertan en hechos inolvidables y hermosos recuerdos que en un futuro podrán presumir al mundo entero.


Las relaciones perfectas no existen y eso debe quedarte claro, pero si quieres que la tuya crezca de forma saludable y consiga ser duradera necesitas tener la suficiente madurez para enfrentar cada situación. Los problemas siempre estarán presentes, pero para salir adelante se necesita de las acciones de cada uno y de esas ganas que tengan por conseguirlo.
Recomendados
Recomendados