La ciudad maldita de China que el gobierno NO puede destruir. Nadie quiere vivir ahí.


Todos hemos escuchado acerca de aterradores pueblos fantasma alrededor del mundo, sin embargo, existe Ordos, una ciudad en China que se alza sobre todas debido a que no sólo es una ciudad fantasma, sino también un vergonzoso fracaso para este país.



De acuerdo con CNN, Ordos se construyó a principios de la década del 2000. En ese momento, China estaba pasando por un buen momento en cuanto a la construcción de casas y edificios debido a que no había pasado mucho tiempo desde que el gobierno había permitido comprar viviendas a las personas, por lo que vio como una oportunidad construir una ciudad de lujo. Autoridades del gobierno pensaron que la ciudad se llenaría rápido debido a que las personas de poblados cercanos estarían felices de vivir con lujos sólo conocidos por habitantes del primer mundo.

Funcionarios y desarrolladores urbanos decidieron que el noreste del país, específicamente en Mongolia Interior, sería el lugar perfecto para levantar una nueva ciudad y en 2003 comenzaron la construcción.




El plan para llenar Ordos era simple: crear casas y departamentos nuevos para que las personas de ciudades cercanas se mudaran a lo que sería una ciudad futurista llena de centros comerciales y comodidades modernas. Sin embargo, lo que ninguno de los planificadores previó fue que pocas personas estarían dispuestas a vivir en un lugar tan espantoso y costoso.

De acuerdo con RT, los departamentos de Ordos tenían en ese momento un costo promedio de 70 mil dólares, lo cual era muchisimo para la familia china promedio de la época, pues cada una ganaba, en el mejor de los casos, 800 dólares al mes. De mudarse, tendrían que hacer grandes sacrificios a su alimentación debido a que ya no podrían comprar las mismas cantidades de alimento. 




A su vez, la ubicación de la ciudad hace de ésta un lugar horrible para vivir. Ordos se localiza en un zona desértica en la que el acceso al agua es limitado y en donde las noches de invierno las temperaturas alcanzan hasta los -23ºC.

Distintos medios internacionales han señalado que la calidad de vida de los habitantes está lejos de ser ideal. La falta de acceso al agua hace realizar quehaceres cotidianos sea casi imposible dado a que los cortes de agua son constantes. Además la falta de higiene ha provocado que enfermedades de bajo impacto cobren la vida de cientos de personas. 



Pero las cosas no terminan ahí, la falta de doctores hace que la gente no pueda atender ni la más leve de las enfermedades. Ha sido documentado por The Guardian que los ciudadanos de Ordos deben viajar decenas de kilómetros para ver a un especialista o incluso conseguir medicamento. Todo esto hace que las muertes durante el invierno sean algo común.

Y por si esto no fuera suficiente, su clima desértico hace que el ambiente esté cubierto de tierra la mayor parte del tiempo, haciendo de las enfermedades respiratorias algo normal. 



A pesar de todos estos contras, la construcción aún sigue en pie. Ordos está diseñada para albergar a más de millón y medio de personas, sin embargo, censos de China aseguran que actualmente viven 70 mil personas en la ciudad. Para que lo tengan en mente, sólo el 2% de sus edificios están ocupados y la mayoría de los habitantes viven en un área de 5 cuadras, esto según la BBC.




Medios internacionales han calificado a Ordos como un fracaso monumental para el gobierno Chino debido a que la inversión para su construcción rebasó los mil millones de dólares y hasta la fecha no han podido recuperar el capital invertido.

Periodistas y fotógrafos de todo el mundo han viajado a esta ciudad para tomar imágenes de sus calles y edificios vacíos. La peor parte es que Ordos no es una ciudad que carezca de ofertas de entretenimiento o lugares de esparcimiento.




Entre sus calles se pueden ver centros comerciales modernos, casas de cultura, auditorios, un estadio con capacidad para 35 mil personas e incluso un aeropuerto (el cual está la mayor parte del tiempo vacío). Así mismo, cuenta con monumentos y espectáculos nocturnos, muy llamativos. Para cualquier otra ciudad todo esto sería un increíble atractivo turístico, pero no es el caso de Ordos.



Una de las estatuas más importantes de la ciudad tiene una inscripción que dice “La excepcional Ciudad Turística de China”, una frase irónica para una ciudad en la que nadie quiere vivir y pocos se animan a visitar.

¿Te animarías a visitar esta ciudad fantasma?
Recomendados
Recomendados