Impresionante. Descubre cómo viven en el país más pequeño del mundo.


Flota en medio de la nada, y mide apenas 550 metros cuadrados. Tienen su propia bandera, himno, moneda, sellos, y hasta una selección de fútbol. ¿Cómo se puede vivir en un lugar así?

Descubre cómo viven en el país más pequeño del mundo.

5.- ¿Cuándo nació?


Según la BBC, durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno británico construyó varias islas de la Fortaleza en el Mar del Norte de manera ilegal, para defender sus costas de los invasores alemanes.


Una de estas construcciones de concreto y acero, fue la famosa Fort Roughs Tower, situada un poco al norte del río Támesis, en la costa este del Reino Unido, situada a una distancia de aproximadamente 7 millas náuticas de la costa.


Al quedar abandonada estas fortalezas, a principios de la década de 1950 y, debido a su construcción ilegal en aguas internacionales en un momento de crisis mundial, debieron ser destruídas, para cumplir con el derecho internacional.


Sin embargo, Fort Roughs Tower, situada en alta mar, había sido abandonada, así que, desde un punto de vista legal, era literalmente tierra de nadie.


Roy Bates, un comandante en el ejército británico, aprovechó esta situación y decidió ocupar Roughs Tower, en la víspera de Navidad de 1966, declarando a esta isla fortaleza, estado independiente de "Sealand", de acuerdo a la Ley de las Naciones. Finalmente, el 2 de septiembre de 1967, acompañado por su esposa, hijos y varios amigos y seguidores, Roy declaró el Principado de Sealand, al izar una bandera que el mismo diseño.

4.- Forma de gobierno


Oficialmente conocido como Principado de Sealand, es considerado internacionalmente como una micronación, cuya forma de gobierno es la Monarquía parlamentaria y constitucional hereditaria.


En ella solo viven 22 personas, en su mayoría, familiares y amigos cercanos a su fundador.

3.- Base económica


Es lógico preguntarse a qué se dedica un país tan pequeño, así que en su página web y en sus redes sociales, han declarado varias veces como se sostiene.


Supuestamente Sealand tiene un Producto Interno Bruto (PIB) de unos 6 mil dólares, y aunque no se sabe de dónde salió este dinero, puesto que Sealand no aparece en la mayoría de las listas oficiales que recogen el PIB de los países del mundo, su príncipe, el señor Roy Bates ha declarado que:
"Vendemos títulos nobiliarios, a muy buen precio, camisetas, tazas, estampillas, monedas y casi cualquier cosa que tenga que ver con nuestro pequeño mini-Estado. También viajó por negocios: tengo otros intereses comerciales relacionados con frutos del mar y otros asuntos de internet".


Actualmente, el principado de Sealand tiene teléfono e internet, una tienda de souvenirs, e incluso inició una empresa de almacenamiento de datos llamada HavenCo en el 2000.

2.- Invasión


Aunque parezca increíble, este pequeño fortín en el medio del mar, en su corta historia, ha tenido varios intentos de asaltos.


En agosto de 1978, diez años después de que Roy declaró la independencia de su principado, y mientras hacía un viaje de negocios por Austria, un helicóptero aterriza en Sealand, capturando a su hijo Michael, quien es encerrado en una celda durante tres días sin comida, para finalmente mandarlo sin dinero ni pasaporte a bordo de un barco hasta Holanda.


Ante tal situación, Roy, al frente de un grupo de amigos cercanos, regresa y recupera su país, ya que los intrusos se rinden fácilmente y son detenidos como prisioneros de guerra.

1.- Principado hereditario


No hay dudas de que Sealand, es la isla artificial más excéntrica del planeta. Una fortaleza pequeña y surrealista, que sobrevive en el medio del mar. Fundada por aquel joven aventurero británico, hoy es la mejor muestra de soberanía e independencia en el mundo.


Tras la muerte de Roy en el 2012, su hijo, Michael, actual Príncipe de Sealand, ha declarado que mantendrá el logro de su padre, y que el futuro del país más pequeño del mundo está asegurado a través de su pequeño hijo, el príncipe Freddy.


Bono: Venta de títulos nobiliarios


Aunque parezca poco razonable, son no pocas las personas a las que le interesan tener un título nobiliario. Su venta, es uno de los negocios más rentables en el principado de Sealand, donde ser Señor o Señora de Sealand, solo cuesta 50 dólares, mientras que, si aspiras a convertirte en conde de Sealand, deberás pagar por internet unos 335 dólares. ¿Te animas?



Y tú, ¿te irías a vivir al país más pequeño del mundo? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados