12 Datos de Frida Kahlo que la historia censuró


Su arte es hoy símbolo del nacionalismo mexicano, Su rostro, junto al del hombre de su vida, decoran por ambos lados el billete de 500 pesos, y su matrimonio, es uno de los más apasionantes y tormentosos de la historia más reciente de este país.

Muchos aseguran que la obra de Frida está sobrevalorada, que su amado Diego terminaba sus cuadros, y que, aunque lo amaba con locura, le fue infiel en repetidas ocasiones. Su carácter sarcástico y su espíritu atrevido hicieron de ella una mujer fascinante, llena de imaginación, que pintaba estados de ánimo, y que, sin dudas, sufría a todo color. Nunca la llegaremos a conocer del todo, pero a pesar de eso, seguirá siendo nuestra.

Descubre 12 datos de Frida Kahlo que no conocías. El número 2 te hará cambiar tu idea sobre la artista.

12.- Se le practicaron 32 operaciones.


Nació en Coyoacán, Ciudad de México, en 1907, y su vida estuvo marcada por el dolor físico desde niña. Con solo 6 años enfermó de poliomielitis, y su pierna derecha quedó mucho más delgada que la izquierda.

Sin embargo, lo peor llegó en 1925, cuando el autobús en que viajaba fue literalmente aplastado por un tren. El accidente le destrozó la columna y le dejó graves secuelas de por vida, los médicos trataron de solucionar el problema con nada más y nada menos que 32 intervenciones quirúrgicas, mismas que dibujó en varios de sus más famosos cuadros.

11.- Más de 200 obras


Luego de su terrible accidente, Frida empezó a pintar y a visitar los ambientes artísticos y de la política de ideología de izquierda, donde conoció al famoso pintor Diego Rivera, con quien se casó en 1929.


Con él se afilió al Partido Comunista, y comenzó a exponer su obra, vinculada al folclore de su país, y con temas sobre el sufrimiento por su enfermedad, las infidelidades de su marido y hasta su propia muerte emocional. Fue tan intensa y dolorosa esa etapa de su vida, que, según la CNN, se le cuentan de por vida unos 200 cuadros originales, mismos que hoy son valorados en millones de dólares en subastas de todo el mundo.

10.- Primer cuadro mexicano en el Louvre.


El reconocimiento internacional de la obra de Frida, se inició en la década de 1940, con exposiciones en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo de Arte de Filadelfia.

También se dio a conocer en Francia gracias al artista surrealista, y amigo personal, André Breton, que la admiraba profundamente, lo mismo que Picasso o Kandinski.


Muchos no lo saben, pero según la BBC de Londres, una de sus obras, autorretrato - El marco, fue el primer cuadro de un artista mexicano en el que se interesó el famoso Museo del Louvre en París, por lo que fue expuesto en una de sus salas de manera permanente, lo que llena de orgullo a la pintura mexicana. En la actualidad este cuadro se encuentra en el Centro Pompidou.

9.- Ícono del pop rock.


La figura de Frida, más allá de su obra, se ha convertido en un símbolo en las últimas décadas.


Hoy Kahlo es la artista plástica mexicana más conocida en todo el mundo. A ello han contribuido su carácter de pionera feminista, su determinación, superación y libertad sexual. Su influencia ha inspirado a series de televisión, películas y hasta discos de pop y rock. Entre ellos, Scar Tissue, de Red Hot Chili Peppers; Graffiti Heart, de Madonna; El elefante y la paloma, de Pedro Guerra; Por el bulevar de los sueños rotos, de Joaquín Sabina; Viva La Vida, de Coldplay, entre otras producciones discográficas.

8.- Mostraba historias de vida en sus cuadros


Frida encontró en la pintura, un mecanismo de defensa ante tanto dolor. Pintar y pintar, sobre sus más íntimas tragedias era su peculiar manera de expresarse.

Se dibujó a sí misma desnuda de la cintura para arriba, con un corsé de acero que le fue ordenado para sujetar su cuerpo cuando sufrió aquel doloroso accidente.

Según varios críticos de arte, entrevistados por la ABC, en su dibujo, tras las correas del corsé, se puede ver como una enorme abertura recorre su torso para dejar al descubierto su columna rota.


Hay clavos incrustados en todo su cuerpo y uno especialmente grande en su corazón, mostrando que no todo su sufrimiento era físico, sino que también soportaba una enorme tristeza a causa de su tóxica relación. Frida se pintó con lágrimas en los ojos y sobre un fondo árido y desolado. Sus obras eran un grito desesperado del dolor que sufrió en vida.

7.- Infidelidad que más la destruyó


Entre las infidelidades que más lastimaron a Frida fue la de Diego con su hermana Cristina. Luego de que ella misma la usara como modelo para un cuadro, él decidió hacer lo mismo, generando un vínculo estrecho con la muchacha, y teniendo finalmente un romance que Frida descubrió.


La pintora creyó que Diego no podía llegar a más, pero descubrió que su marido la engañaba con su propia hermana. Aunque Frida había tolerado hasta entonces todas las infidelidades de Diego, descubrir aquel amorío la hundió en la más profunda depresión.


A partir de entonces tomó una decisión: seguirían juntos pero su matrimonio sería una relación abierta en la que cada uno podría tener otras parejas; Frida comenzó a mantener relaciones no sólo con hombres, sino con mujeres, lo que despertaba los celos de Rivera, que justificaba la infidelidad propia, pero no toleraba las de su "Friducha", como le decía cariñosamente.

6.- Estudios de medicina


Muchos no lo saben, pero antes de convertirse en la genial pintora que fue, Frida fue estudiante de medicina, donde obtuvo muy buenas calificaciones.


Sin embargo, el accidente, y su posterior recuperación, hicieron que despertara su lado artístico, por lo que se alejó de la ciencia médica para siempre.

5.- Autorretratos y simbología


Según la CNN, de las 200 pinturas de Frida Kahlo, 55 son autorretratos. Su obsesión por pintarse a sí misma, proviene de su idea de la soledad y del dolor propio.


Frecuentemente, utilizaba a sus mascotas en sus pinturas, apreciándose al mono, animal que en la mitología mexicana significa la lujuria, pero que para ella significaba la ternura y la protección.

4.- Tuvo varios abortos


Desgraciadamente, la artista tuvo que sufrir varios abortos durante su vida, entre ellos un aborto terapéutico, ya que el feto estaba en una posición incorrecta. Como resultado del accidente de autobús de 1925, la pelvis de Frida estaba fracturada en 3 sitios y los médicos le dijeron por entonces que probablemente nunca podría tener hijos.

Frida, quien llevaba todos sus sufrimientos al óleo, pinto uno de los momentos más traumáticos de su vida. En la obra se le ve acostada en una cama de hospital, bañada en sangre. De su estómago todavía hinchado, se desprenden seis filamentos rojos y delgados, como si fueran venas o cordones umbilicales, que conectan su cuerpo con algunas imágenes que ella relacionaba con el aborto. En el centro y de un tamaño desproporcionado, está el feto de un bebé varón.


Frida anhelaba tener un hijo y, aunque nunca lo logró, cuando hablaba del tema se refería a él como “el pequeño Dieguito”.

3 -Nunca dejó de amar a Diego a pesar de sus infidelidades


A pesar de la tóxica relación que tuvieron, y del sufrimiento de Frida por Diego, queda claro que la temperamental pintora amaba a su marido.

“Yo sufrí dos accidentes graves en mi vida, uno en el que un autobús me tumbó al suelo… El otro accidente es Diego”.


A pesar de su divorcio, Frida nunca dejó de amarlo. Sabía que su exmarido jamás renunciaría a las aventuras con otras mujeres y que nunca iba a poder ser el esposo que ella anhelaba.


Sin embargo, Diego no iba a poder irse de su mente, ni de sus cuadros, en el que siempre lo tenía presente, con algún símbolo o con su propio rostro, entre sus cejas.

Muchos estudiosos de su obra han declarado para la agencia de noticias AFP, que Frida coqueteaba a través de sus cuadros con Diego, y todo lo que pintaba lo hacía para llamar la atención de su exmarido.

"No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí. Si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín. Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz. Se despide quien le ama con vehemente locura, su Frida"


Tanto lo quiso, que, en 1939, al pedirle Diego que se casara de nuevo con él, está aceptó inmediatamente pero sólo bajo ciertas condiciones: se mantendría financieramente independiente con la venta de sus cuadros, pagaría la mitad de los gastos de la casa y no mantendrían relaciones sexuales. Diego la echaba de menos terriblemente y aceptó los términos de la artista. Se casaron de nuevo el 8 de diciembre de 1940, el día del cumpleaños del pintor.

2.- Tuvo amores de ambos sexos


Según la cadena de noticias Russia Today, a pesar de sufrir por las conocidas infidelidades de su esposo Diego, Frida tuvo varios romances estando casada. Varias personas que fueron muy cercanas a ella, pasaron del anonimato a la vida pública precisamente por la supuesta relación sentimental que tuvieron con la increíble pintora mexicana.



Integran la larga lista Alejandro Gómez Arias, su fiel amigo de la infancia, Tina Modotti,  fotógrafa italo-estadounidense, León Trotsky, quien fue huésped del matrimonio cuando huyó de Rusia. Esta relación provocó la ruptura entre Diego y Trotsky.



También se sumaron a la larga cadena de infidelidades, Heinz Berggruen, asistente personal de Diego, con quien Frida huyó a Nueva York donde pasaron juntos un largo mes de romance, su amiga, Jacqueline Lamba, el fotógrafo Nickolas Muray, su admirador y amigo Isamu Noguchi, y una de sus más conocidas relaciones extramatrimoniales con Chavela Vargas, con la que mantuvo una amorosa correspondencia que hoy todos conocemos.

1.- Récord del cuadro latinoamericano más costoso


Su obra Raíces, tiene el récord del cuadro latinoamericano más costoso. Fue subastado en un evento organizado por la firma Sotheby's en Nueva York. El afortunado, del que, por problemas de seguridad, se desconoce la identidad, realizó la compra por vía telefónica.


El cuadro, de treinta por cincuenta centímetros, muestra a la artista mexicana recostada en un paisaje rocoso, echando al suelo raíces que salen de su torso y de las que fluye su sangre como símbolo de vida.


Kahlo terminó esta obra en 1943, después de casarse por segunda vez con el amor de su vida, Diego Rivera, y simboliza su reencuentro como pareja tras varios años de separación y sufrimiento.

Y a ti, ¿qué dato de la pintora te llamó más la atención? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados